Qué son los ácaros?

Los ácaros son una subclase de arácnidos que se los puede encontrar en tierra e incluso en el agua. Existen casi 50.000 especies descritas, y se estima que existen entre 100.000 y 500.000 especies que todavía no han sido halladas.

Los ácaros se alimentan de la piel humana, su presencia es lógica en nuestro habitat, preferentemente en las habitaciones. La presencia de humedad es indispensable para los ácaros, para asimilar las escamas humanas.

 

La alergia a los ácaros es ligada:

• En prioridad a las deyecciones de los ácaros vivos.
• A las partículas de degradación de los ácaros muertos.

Más que la destrucción de los ácaros vivos, es la disminución de las partes de los ácaros que producen alergias del medio ambiente.

Lo que debemos saber para combatir la alergia a los ácaros:

Acaricidas: El tratamiento del colchón por un acaricida modifica poco su potencial alergicida. Puede eventualmente ser utilizado en complemento de otras medidas.

Aire: La aireación de la habitación permite sobre todo disminuir la humedad.

Altitud: Los ácaros desaparecen por arriba de los 1200 metros de altura.

Aspirador: Un aspirador corriente no modifica los alergenos. Para ser eficaz, éste debe estar equipado de un filtro adecuado (HEPA), capaz de retener los alergenos del aire.

Sillones: Ellos constituyen ciertamente un reservorio importante de ácaros.

Cubre colchones (hausse): Ellos deben ser totalmente herméticos (cerrar el colchón sobre todas las superficies), impermeables a los ácaros y a sus desechos (intuidos del costado interior de una resina sobre todas sus costados), pero permeables al aire y al vapor del agua, y lavables. Su eficacia esta demostrada.

Lavado en lavarropa: elimina los alergenos de los ácaros, pero no destruye los ácaros vivos salvo que se lave a una temperatura mayor a 55 °C

La humedad relativa: optima para el desarrollo de los ácaros es de 73%. Inferior a 45% ella frena considerablemente el desarrollo de los ácaros. NO A LOS HUMIDIFICADORES AMBIENTALES

Colchón: Estos, después de la ropa de cama de plumas, es el reservorio más importantes de ácaros, cualquiera que sea el material utilizado, en razón de la temperatura y de la humedad que nosotros le transmitimos durante la noche. La antigüedad del colchón es muy importante, un colchón de 6 meses es ya altamente colonizado por los ácaros.

Moquete: Su contaminación esta en función de la humedad de la habitación. Si la humedad es importante los ácaros se desarrollan en las alfombras. Si el ambiente es sano los ácaros se desarrollan en la cama. Pero en todo caso las alfombras constituyen un reservorio importante de alergenos de ácaros.

Lavado a seco: Destruyen los ácaros vivos, pero no los alergenos de los ácaros.

Lavado a vapor: Ninguna eficacia comprobada

Pintura anti-acariens: Los ácaros no viven en los muros por lo tanto no es útil.

Peluches: Ellos deben ser lavables.

Plumas: La ropa de cama de plumas es el más grande reservorio de ácaros. La sola solución es eliminarla.

Purificador de aire: no es más que un complemento. Debe estar equipado por un filtro adecuado (HEPA).

Cortinas: Los ácaros no encuentran casi material para alimentarse pero estas deben ser lavables.

Escamas humanas: La pérdida diaria de escamas alimentan a 1000 ácaros por 3 meses.

Temperatura: La temperatura ideal para la proliferación de ácaros se sitúa entre 23 y 25°. Es necesario mantener la temperatura de la pieza cerca de los 16°.

 

Que es aconsejable hacer para evitar los ácaros

  • Evitar las habitaciones en el subsuelo.
  • Reemplazar la ropa de cama de plumas por sintético, a condición de lavar las almohadas, y coberturas cada tres meses.
  • Cubre colchón hermético.
  • Reemplazar las alfombras.
  • Eliminar los peluches que no son lavables. Lavar los peluches cada 2 meses.
  • Ventilar la habitación todos los días de forma prolongada.
  • Disminuir la temperatura de la habitación.